DESCARGA GRATIS “GÁNATE EL FUTURO”

<<Gánate el futuro>> no es una historia nueva. Es una novela breve incluida en el libro de relatos <<Voluntad>> que ha adquirido vida propia. Como es probable que muchos de vosotros no la hayáis leído he decidido que hoy y mañana (11 y 12 de septiembre) puedas DESCARGARLA GRATIS en Amazon.

A cambio, sólo te pido una cosa: no la descargues y la aparques en el polvoriento rincón de las lecturas olvidadas. Léela. Léela y cuéntame, si te apetece, que te ha parecido. Eso es todo. ¡Disfrútala!

Clica aquí para descargarla

¿Me ayudas a difundir esta entrada?

20190903_211442_0000

¿Me hago de rogar? En absoluto.

¿Me hago de rogar? En absoluto.
Llevo trabajando en la continuación de «Esclavos de la Tierra» desde principios de 2018. Escribí un borrador de 90.000 palabras y le hice tres correcciones completas. Entonces, me convencí -después de no hacerles mucho caso- de que había elementos que no encajaban en la historia y me di un plazo de tiempo para reflexionar. Al final, llegué a la conclusión de que era indiscutiblemente necesario hacer esas modificaciones. Empecé a hacerlas y, mientras estaba en ello, vi que no me gustaba cómo comenzaba. Demasiadas lagunas. Terminé dando forma a 14 capítulos nuevos. Y creo que, ahora sí, la historia va por el buen camino. Tocará reescribirla de nuevo. Superará las 100.000 palabras. Pero no me importa. No me da pereza. Me lo estoy pasando estupendamente con los sucesos en SubTerra. ¿Cuándo la acabaré? No lo sé. Pero todos los días escribo un poco. Es todo cuanto puedo adelantaros. 
Entretanto, «Esclavos de la Tierra» puede leerse como una historia autoconclusiva (porque así es como nació; fue más tarde cuando se me ocurrió cómo continuarla).
Ahora sólo queda que te animes. http://relinks.me/B01M7V99WD

echa-un-vistazo

 

¿Por qué sacar Vida secreta de un escritor en papel?

 

Eso es. ¿Por qué? Es decir, saqué (en digital) esta novela breve en noviembre de 2017. Un año y medio en el que quien la ha querido leer lo más probable es que haya tenido tiempo de hacerlo.

Así que, ¿para qué molestarse?

Muy fácil.

Porque ‹‹Vida secreta de un escritor›› es una de las historias con las que mejor me lo he pasado. Recuerdo reírme yo solo mientras estaba sentado frente al ordenador (¿un acceso de locura transitoria? No lo descartéis). Me imaginaba en medio de una película en blanco y negro (porque soy de los que se meten en los zapatos del protagonista hasta el punto de que, a veces, somatizo su estado de ánimo) escribiendo una historia sobre una negociación entre los típicos personajes de las novelas negras de los años cincuenta. Me imaginé qué pasaría si cada uno se despojara de sus inhibiciones y se diera vía libre para poner las cartas sobre la mesa.

-¡Eh, tú, escritor! ¡Ni se te ocurra joderme o te haré una visita mientras duermes y usaré una navaja para grabarte mis iniciales en la frente!

All-focus      img_20190221_231451.jpg

La fórmula me encantó. Hasta el punto de no desear acabar de escribir la historia en los próximos dos o tres años. Alargarla, y alargarla, y alargarla hasta que me cansase de ellos. Pero, de haberla hecho más extensa, habría perdido su esencia. Porque la historia en sí es como un puñetazo al descuido, un visto y no visto, y ya estás sangrando por la nariz. Eso era lo que quería que la historia transmitiese al lector.

Y por eso creo que se merecía que la sacara en papel.

Es mi particular homenaje a ella. Mis Gracias por haber nacido y crecido hasta llegar al inevitable ‹‹FIN››.

Enlace en digital y papel AQUÍ: http://relinks.me/B077P1Z482

Le tengo un cariño especial, y ahora me enorgullece verla en mi estantería para lo que me resta de vida.

Ni que decir tiene que me encantaría que estuviese en la vuestra. Por eso, a la hora de ponerle el precio, lo he ajustado al máximo. Para que veáis que es cierto, un ejemplo: si me pidierais que os la encargara y os la mandara firmada (como hago con otros libros), perdería dinero. El coste del sobre y el envío superaría con creces el beneficio que obtengo por cada ejemplar vendido. Todo sea por veros en una foto posando con ella.

Sniff…

Disculpad, me he emocionado.

Una cosa que no sabíais de mí, hasta ahora, es que puedo ser un poco moñas. Os agradecería que no lo fuerais contando por ahí. 😉

¡Aaaaah! Una cosa que se me olvidaba: las redes sociales, a veces, generan tanto ruido que te impiden oír lo que realmente te interesa. Por eso, si quieres saber cuándo publico material nuevo, sólo tienes que darle al botón <<SEGUIR>> en mi página de autor de Amazon. Recibirás un email informándote de ello.

PÁGINA DE AUTOR: https://relinks.me/JavierNunez

SEGUIR A JAVIER NÚÑEZ

MUCHAS, MUCHÍSIMAS GRACIAS POR LEERME.

YA ESTÁ AQUÍ «MONEDA MALDITA 2»… Y VIENE CON OBSEQUIO LITERARIO.

Buenos días.

Después de unas tres semanas en preventa, hoy publico oficialmente mi última novela, «Moneda maldita 2» http://relinks.me/B07HB7CB97 , que es la continuación del relato largo contenido en «El sendero del horror» (en OFERTÓN, por cierto: 0,99 € en digital y 6 € en papel).

IMG_20180924_144249

El por qué de esta inesperada continuación (también para mí) os la explico al final del libro. Pero, anécdotas aparte, quienes la han leído aseguran haber disfrutado mucho,con más intriga y tensión incluso que en la primera parte, que ya es mucho decir. Ese final del que tan satisfecho me siento, tan detallado y explícito, me pone la piel de gallina. ¿A vosotros no?

NOVEDAD: cuando esté disponible en papel, si lo compráis en este formato, Amazon y yo os regalamos la versión digital. Es algo que he hecho extensible a todos mis libros, porque creo que es justo. Es mi forma de agradeceros la confianza. Aunque nunca os estaré suficientemente agradecido por leer mis libros.

¿Y EL OBSEQUIO?, diréis. ¿QUÉ PASA CON EL OBSEQUIO? ¿NO SERÁ UNA TRETA DE MARKETING BARATO?

No. En absoluto. El obsequio consiste en que, a quien adquiera un ejemplar de «MONEDA MALDITA 2», en el formato que sea, le regalaré cualquiera de mis otros libros. El que quieras, **incluido Moneda Maldita 1 (que se encuentra en «El sendero del horror»)**. En epub o mobi. Poneos en contacto conmigo por Facebook o Twitter y lo arreglamos.

¿Qué os parece? ¿Os gusta? Espero que sí. Y espero vuestras impresiones.

Salud.

 

 

 

“VOLUNTAD”, mi nuevo libro de relatos.

Escribo esto a las once y media de la noche, pero es que no me podía aguantar a contártelo. Ya me ha llegado la copia de prueba de mi nuevo libro, “Voluntad”. Contendrá ocho relatos, que suman un total de 230 páginas. Los títulos son los siguientes.

UNA HABITACIÓN PARA LA ETERNIDAD                                                                        VOLUNTAD
EL HOMBRE DE NEGRO
UN HOMBRE DE ÉXITO
CÍRCULO DIABÓLICO
CAMPO DE BATALLA
COMPAÑEROS DE FATIGAS
PATRULLA NOCTURNA (Inédito)
GÁNATE EL FUTURO (Inédito)

En esta ocasión, saldrá antes en papel que en digital (problemillas sin importancia de última hora). No os puedo decir la fecha de publicación exacta, pero sí que justo cuando termine de escribir esta entrada, le daré al botón de PUBLICAR de Amazon. El proceso puede llevar entre uno y tres días. Os lo comunicaré, en cualquier caso. Espero que la noticia os haga ilusión. A mí me encanta porque la edición en papel es una maravilla, tanto la portada como la maquetación. Juzgar por vosotros mismos.

Si os gusta, gritad: ¡¡¡Yupiiiii!!! Tengo el oído muy fino. Seguro que os oigo.

IMG_20180520_203700IMG_20180520_203720IMG_20180520_203739IMG_20180520_203857IMG_20180520_203939IMG_20180520_204008

 

 

 

COMUNICADO IMPORTANTE

Hola.

Ya sabrás, a estas alturas, que no soy alguien que se vaya por las ramas. Así que, ahí voy.

Debido a la nueva política en la Ley de Protección de Datos que entra en vigor el 25 de mayo, me veo obligado a eliminar la opción de suscribirse al blog. Tú, que lees esta entrada a través de tu blog, si te interesa, puedes seguir las noticias relacionadas con mi literatura mandándome un email a javiernc80@gmail.com para que te agregue a la lista de «simpatizantes».

Te enviaré un e-mail a tu correo cada vez que tenga algo IMPORTANTE que decirte. No te abrumaré.

Lo que sí te pediría es que te asegurases de comprobar que el email no te va a la bandeja de spam. Si es así, marca el correo como «correo deseado».

Nos seguimos viendo, si tu quieres.

¡NO TE PUEDES PERDER ESTE OFERTÓN!

Hola, ¿qué tal?

Paso por aquí para saludaros, deseando que estéis bien, y para comunicaros que La Ciudad tras la penumbra ha sido escogida por Amazon para su programa de promoción de novelas de autores independientes. Esto significa que, durante toda la semana entrante, la novela en formato digital pasa de costar 2,99 € a sólo 0,99 € (un 65 % menos).

Sin duda, es una gran promoción tanto para la novela como para mí como autor. El objetivo, además de vender y escalar puestos en la lista de “Más vendidos de Amazon”, es darme a conocer a nuevos lectores.

¿Qué quiero decir con esto?

Bueno, dos cosas.

La primera es que, si aún no la tienes en tu e-reader, no habrá mejor oportunidad que esta.

La segunda es que sería magnífico si me echases un cable y pudieras ayudarme a difundirla. No quiero abusar, pero si tienes un blog y le dedicas una pequeña entrada anunciando esta oferta, te estaría enormemente agradecido. En este duro y competitivo mundo de la autopublicación, cualquier pequeño avance es un gran paso.

Link de la novela: http://relinks.me/B06X1792DP

OFERTA LA CIUDADPor último, TE TENGO QUE CONFESAR UN SECRETO (algún beneficio tenía que tener ser seguidor del blog, ¿no?): a lo largo de este mes de mayo lanzaré una antología de relatos, tanto en papel como en digital, de la que me siento muy orgulloso.

Te informo más en próximas entradas.

Muchas gracias por tu inestimable ayuda.

Nos vemos en los libros. Chao.

LA CÁMARA

Cuando Jorge vio que Roberto se acercaba por el pasillo haciendo aspavientos en su dirección, sumergió la fregona en el agua del cubo y se arrancó los auriculares de los oídos.

—¿Qué pasa?

—Hora del descanso. Vente a los vestuarios. Ricardo quiere enseñarnos algo —anunció Roberto.

—¿El qué? —preguntó Jorge mientras echaban a andar hacia allí.

—Algo que se ha traído de Perú. Dice que vamos a alucinar.

Jorge profirió un gruñido de desaprobación. Ricardo era la clase de persona a la que le gustaba alardear. De su chalet adosado en las afueras, de los acabados interiores de su todoterreno, del último restaurante al que había ido.

Empujaron una puerta que decía ‹‹Sólo personal autorizado›› y bajaron dos tramos de escaleras metálicas. Ricardo y otros dos compañeros, Antonio y Sebas, estaban charlando en el corredor que conducía a los vestuarios, situados al fondo.

—Eh, venga, que estos dos se mueren de ganas por ver lo que es —les apremió Ricardo.

Formaron un círculo y este sacó un estuche de raído cuero marrón del bolsillo de su pantalón.

—Antes de nada, hay una regla: prohibido tocarla —les advirtió.

—Déjate de rollos y enséñanos lo que quiera que sea.

—Eh, te aseguro que la espera merecerá la pena.

Luego, con mucho cuidado, abrió el botón del estuche y extrajo una especie de cajita negra del tamaño de un móvil grande con desportillones en las esquinas.

—¡Voilà! —dijo, mostrándola a los presentes.

—¿Qué estamos viendo? —preguntó Antonio.

—Si te dijera que una cámara de fotos te mentiría a medias —señaló Ricardo.

—Pues no le mientas —replicó Sebas.

—Lo que quiero decir es que hace fotos. Pero distintas a cualquiera que hayáis visto en vuestra vida.

—¿Por qué? ¿Qué tienen de especiales? —quiso saber Jorge.

—Miradlo vosotros mismos —dijo, tendiéndoles tres.

Roberto las cogió y todos se acercaron a examinarlas. La primera correspondía a un Jorge veinte años más viejo. Había perdido casi todo el pelo y tenía las mejillas flácidas  y un colgajo de piel bajo la barbilla. En la segunda aparecía una mujer con el pelo teñido de rubio que ocultaba las arrugas bajo un ostentoso maquillaje. Al igual que Jorge, parecía rondar la edad de jubilación. En cuanto a la tercera…

—Íbamos a visitar Machu Picchu cuando el autobús se averió y tuvimos que parar en un pueblo de las montañas. Nada más bajar, una mujer se nos acercó y nos preguntó si queríamos comprarle algo. Tenía una sábana extendida en el suelo llena de trastos. Le pregunté por la cámara y me dijo que era mágica. Me lo tomé a chiste, claro. Así que me dijo que podía probarla, si quería. Y lo hicimos. Nos tomamos las fotos medio en broma. Luego, mientras se revelaban, nos contó lo que íbamos a ver.

—Menuda trola. Esto lo has hecho con algún programa informático —lo acusó Sebas.

—Te juro por mi madre que es verdad —aseveró Ricardo.

—¿Tu madre no estaba muerta?

—Joder. Por la tumba de mi madre —rectificó Ricardo, molesto.

—¿Y la tercera? Ahí no se ve ningún cambio —indicó Jorge.

En la tercera aparecía uno de los turistas que iba con ellos en el autobús. Un hombre con la camisa abierta, sombrero de paja y una mochila a la espalda.

—Porque la cámara sólo te muestra cómo serás en el futuro si tú aceptas hacerte la foto. Si no, te la hace normal.

—Debes haber querido muy poco a tu madre —repuso Antonio.

—Sabía que no os lo ibais a creer —gruñó Ricardo—. Pero eso tiene fácil solución.

Les apuntó con la cámara y todos supieron a qué se refería.

—¿A alguien le da miedo envejecer? —se jactó. Ninguno contestó—. Venga, poneos juntos.

Los cuatro hombres se colocaron hombro con hombro. Sebas y Roberto en los extremos, Jorge y Antonio en el centro.

—No digáis patata, porque saldréis con la boca abierta y veréis todos los dientes que se os habrán caído —bromeó Roberto.

Ricardo guiñó un ojo y miró con el otro por el visor.

—A la de una, a la de dos y a la de… tres.

Se oyó un ¡clic!, pero la cámara no emitió ningún destello.

—¿Ya? —preguntó Jorge.

—Sí —contestó Ricardo.

Los cuatro hombres se dispersaron.

—¿Y ahora qué?

—Ahora hay que esperar unos minutos a que se revele.

—¿Y cuánto dices que te costó? —quiso saber Antonio.

—Al cambio, treinta euros. Que allí es poco menos que ser rico. Y mereció la pena, porque a vosotros os la he hecho gratis, pero pienso cobrar por esto —desveló Ricardo.

Un trozo de papel de mala calidad brotó de una ranura situada en la parte inferior de la cámara, empujada por un mecanismo interno que emitía una especie de zumbido. Ricardo lo arrancó y se puso a examinarlo. De pronto, su expresión mutó. Primero, abrió mucho los ojos. Luego, frunció el ceño y torció la boca en una mueca de preocupación.

—Hostias —musitó.

Para entonces, los cuatro hombres ya se estaban arremolinando en torno a él. Todos repararon al unísono en lo que sucedía. El Roberto, el Antonio y el Sebas de la fotografía eran una versión más envejecida y achaparrada de la actual. En cambio, Jorge no aparecía por ninguna parte. El hueco que ocupaba, entre Roberto y Antonio, estaba vacío. Sólo se veía la pared del fondo.

Jorge se apartó de ellos al tiempo que sacudía la cabeza.

—Hijos de puta. Os habéis compinchado para tomarme el pelo —espetó.

—Te juro que no, tío. De verdad —le aseguró Ricardo en tono serio.

Más serio de lo que lo había oído nunca.

—Que os den —dijo, y se dirigió a las escaleras.

A su espalda, sus compañeros se pusieron a hablar entre sí en voz baja. Jorge se apoyó en la barandilla y comenzó a subir los peldaños. Se le había despertado una sensación desagradable en el estómago, como cuando tenía acidez.

Qué crédulo había sido. Había que ver la facilidad con la que lo habían engañado.

¿Quieres un ejemplar de «La Ciudad tras la penumbra firmada por el autor? ¡Que soy yo!

Muy buenas, querido público.

Si recibes un correo con esta entrada es porque en algún momento le diste a «seguir el blog». Eso me hace pensar que probablemente te interesen mis libros. Bien, pues si es así, me he propuesto hacer lo que no había hecho hasta ahora. ¿Qué es? Pedir una remesa de libros de «La Ciudad tras la penumbra» a Amazon y enviártelo a tu domicilio con una dedicatoria personalizada y firmado.

Si te interesa, ponte en contacto conmigo por privado a través de Facebook o Twitter.

En cualquier caso, que tengas un buen viernes y un fabuloso fin de semana.

portada la ciudad tras la penumbra papel